Escribir sobre tus emociones te hace más feliz

Escribir sobre tus emociones te hace más feliz

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el efecto Bridget Jones? Si no lo has hecho, seguramente lo que sí te suena es el nombre de esta comedia romántica, en donde la protagonista escribía en su diario todas sus aventuras y desventuras amorosas.

Lo cierto es que Bridget la tenía clara porque múltiples estudios demuestran que cuando escribimos sobre cómo nos sentimos, nuestro cerebro regula mejor esas emociones, haciéndonos sentir más ligeras y felices.

No lo digo yo, lo dice un estudio científico

Un estudio interesante realizado en voluntarios fue llevado a cabo por el psicólogo James Pennebaker y sus colegas. En este estudio, se pidió a los participantes que escribieran sobre sus experiencias emocionales durante un período de tiempo específico, generalmente durante varios días consecutivos.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente a diferentes grupos. Algunos escribieron sobre eventos emocionalmente significativos en sus vidas, mientras que otros escribieron sobre temas neutrales, como su rutina diaria o descripciones objetivas de objetos. 

Los resultados mostraron que aquellos que escribieron sobre sus emociones experimentaron beneficios psicológicos, como una mejora en el estado de ánimo y una reducción en el estrés, en comparación con aquellos que escribieron sobre temas neutrales.

La gran conclusión de este estudio fue que plasmar los sentimientos en papel reduce la actividad en una parte del cerebro llamada amígdala, que es responsable de controlar la intensidad de nuestras emociones.

Esto explica por qué, muchas veces cuando escribimos, nos sentimos instantaneamente más ligeros, más recargados de energía y con más fuerza para continuar nuestro día y afrontar los problemas.

5 beneficios de la escritura para nuestra salud mental

Te podría dar más, pero voy a resumirlo en mis 5 favoritos:

  1. Expresión emocional: Escribir nos permite expresar nuestras emociones de una manera segura y privada. Al poner nuestras experiencias y sentimientos en palabras, podemos procesarlos y comprenderlos mejor, lo que puede aliviar el estrés y la ansiedad. Escribir es bueno para nuestra salud física.
  1. Clarificación de pensamientos: Al escribir sobre nuestros pensamientos y sentimientos, a menudo obtenemos una mayor claridad mental. Esto puede ayudarnos a identificar y abordar problemas, preocupaciones o conflictos internos, lo que a su vez puede mejorar nuestro estado de ánimo y aumentar nuestra sensación de control sobre nuestras vidas.
  1. Autoconciencia: La escritura reflexiva fomenta la autoconciencia. Al analizar nuestras experiencias y emociones en el papel, podemos conocernos mejor a nosotros mismos, incluidos nuestros valores, metas y motivaciones. Esta autoconciencia puede contribuir a una mayor autenticidad y satisfacción con nuestras vidas.
  1. Gratitud y positividad: escribir sobre cosas por las que estamos agradecidos o experiencias positivas puede aumentar nuestra percepción de la gratitud y promover un enfoque más positivo en la vida. Centrarse en lo positivo puede contrarrestar los pensamientos negativos y aumentar nuestra sensación general de felicidad.
  1. Autocompasión: Escribir también puede fomentar la autocompasión al permitirnos tratarnos a nosotros mismos con amabilidad y comprensión, especialmente cuando enfrentamos dificultades o desafíos. La autocompasión está relacionada con una mayor satisfacción con la vida y una mejor salud mental.

¿Quieres empezar a escribir?

¡Prueba esto!

  • Compra un diario bonito: Un diario que te motive a escribir.  Que te inspire, que tenga tu estilo; o mejor, compra uno que puedas decorar a tu estilo.
  • Escribe todos los días: así sea una línea, pero escribe. La escritura es un hábito y como todo hábito, requiere constancia. 
  • Haz de la escritura un ritual: Si asocias la escritura con un momento bonito que te da calma, será mucho más fácil mantenerte motivada en el proceso de escribir. Puedes utilizar velitas, incienso, palo santo, un café, té, vinito, lo que quieras que te haga sentir bien. Puedes empezar con una canción de fondo, o con una pequeña meditación. Haz el momento tuyo.
  • Encuentra tu propio estilo de Journaling: Hay muchos tipos de Journaling. Prueba varios y encuentra el tuyo.
  • Haz Journaling según tu estilo: para algunas personas funciona más poner la fecha y empezar a escribir, para otros mejor el dibujar, colorear o hacer collage, para otros hacer bullet journal y para otros tratar de convertir sus pensamientos en poesía o en letras de canciones. Sé creativa, hay un estilo de journaling para cada persona. 

¡Feliz escritura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte

WhatsApp
Telegram
Twitter
LinkedIn
Facebook
Pinterest
Email
Print