Escritura, estaciones y ciclos de la vida: ¿qué tiene que ver?

¿Alguna vez te has detenido a observar el cambio de estaciones y la influencia que tiene en nuestra vida?

A medida que emprendemos nuestro viaje personal, atravesamos momentos de cambio o de transiciones, como me gusta llamarlos. Momentos en los que la vida se ve a todo color y adornada de flores, momentos de claridad, de calma, de brillo; mientras que hay otros que se sienten más oscuros, más fríos, más solos. 

Y aunque muchas veces podemos alinear la manera en la que nos sentimos a la estación exacta en la que nos encontramos, también podemos asociar las emociones que experimentamos a lo que representa emocionalmente cada estación.

Podemos sentir que habitamos un invierno frío y gris en pleno verano, o que somos un sol radiante y poderoso que brilla con fuerza, aunque estemos en pleno invierno. ¿Lo has sentido?

Pero, ¿qué tiene que ver esto con la escritura terapéutica?

Veamos…

Como siempre digo, la escritura terapéutica es una herramienta poderosa para observar, acepar, liberar y procesar nuestros pensamientos y emociones.

Cada vez que nos sentamos a escribir sobre nuestras experiencias, pensamientos y sentimientos, tenemos la oportunidad de reflexionar de una manera más profunda y entender con más claridad qué está pasando, cómo nos sentimos y qué podemos hacer al respecto. 

La relación entre la escritura terapéutica y las estaciones del año está relacionada precisamente con el ciclo natural de nuestra vida y nuestras emociones

Al igual que las estaciones cambian de invierno a primavera, y de verano a otoño, nuestras emociones también pasan por diferentes fases y ciclos. La escritura como terapia puede ayudarnos a explorar y procesar estas emociones en cada etapa del ciclo, permitiéndonos adaptarnos y crecer a medida que cambiamos. Viviendo esta evoluición, y no luchando contra ella ni haciendo resistencia. 

El significado emocional de cada estación del año

Quiero proponerte un ejercicio, cada vez que leas lo que significa cada estación, pregúntate en qué momentos de tu vida la has experimentado con más fuerza.

Otoño

Palabras clave: cambio, transformación, cierres.

El otoño marca la transición del cálido y vibrante verano hacia el frío y contemplativo invierno. 

Esta transición puede evocar en nosotros sentimientos de cambio y transformación. A medida que las hojas empiezan a cambiar de color y caer, podemos emepzar a sentirnos más melancólicos y reflexivos.

El otoño es un momento perfecto para recordar el ciclo de la vida.

Entender que todo lo que empieza tiene que terminar, y que debemos adaptarnos a esos cambios y transiciones de la vida. 

Este es un momento para reflexionar sobre el año que ha pasado, las experiencias que has vivido, las lecciones aprendidas y contemplar los desafíos superados. 

Te garantizo que entrarás en un estado de introspección profunda sobre el momento vital en el que te encuentras, y empezarás a prepararte para la hibernación emocional del invierno y toda la exploración que sigue profundizándose en él.

Prompts para conectar con la energía del otoño: 

  • ¿Qué aspectos de mí se encuentran en un estado de «caída» o «declive» durante este tiempo de cosecha? 
  • ¿Qué áreas de mi vida necesitan  más reposo y cuidado de mi parte?
  • ¿Cómo puedo aprovechar la melancolía y la serenidad del otoño para profundizar mi conexión con mis emociones y encontrar belleza en los cambios estacionales?

Invierno

Palabras clave: recogimiento, introspección

El invierno, con su atmósfera fría y sus paisajes grises, nos propone un momento para hibernar, para ir hacia adentro, para entrar en un silencio interno que nos ayude a encontrar nuevamente la voz. 

El invierno es un tiempo de recogimiento interior.

En esta época del año tendemos a buscar más el calor y la comodidad de nuestro hogar, preferimos hacer más planes en casa, nos recogemos físicamente; así que emocionalmente, el invierno te da una nueva oportunidad para habitar tu casa, que eres tú misma. 

Prepárate para entrar en un estado de contemplación e introspección.

Esta temporada nos recuerda la importancia de tomarnos un tiempo para descansar, rejuvenecer y recargar energías después de un año de trabajo arduo.

Prompts para conectar con la energía del invierno

  • ¿Cómo afecta el cambio de luz del día mi estado de ánimo y mi sensación de bienestar?
  • ¿De qué manera influye el frío y la tranquilidad del invierno en mi paisaje interior? ¿Cómo respondo a la quietud y la serenidad que trae consigo el invierno?
  • ¿Qué recuerdos o asociaciones me evoca el invierno? ¿Hay experiencias o emociones particulares de inviernos pasados que aún resuenan en mí?

Primavera

Palabras clave: renacimiento, florecer. 

La primavera es una época de renacimiento y renovación en la naturaleza, y esto también se refleja en nuestra parte emocional.

Después de los meses de invierno, la primavera trae consigo un resurgimiento de vida. Los árboles brotan hojas nuevas, las flores florecen y los campos se llenan de color. Esta explosión de actividad biológica puede evocar en nosotros sentimientos de renovación, rejuvenecimiento, esperanza y optimismo.

La primavera está asociada con una sensación de alegría y vitalidad.

El clima más cálido y los días más largos invitan a la actividad al aire libre, lo que puede mejorar el estado de ánimo y aumentar los niveles de energía

Ahora es el momento de sacar a la luz la novedad, de comenzar a avanzar y abrir puertas y ventanas para que empiece a entrar la luz. abren.

¡Es momento de florecer en este nuevo capítulo de tu vida!

Prompts para conectar con la energía de la primavera

  • ¿Cómo puedo aprovechar esta energía de crecimiento y renacimiento para cultivar una sensación de renovación en mi vida emocional y personal?
  • ¿Qué aspectos de mí mismo/a están floreciendo y creciendo en este momento de mi vida?
  • ¿Cómo puedo aprovechar la luz y la energía expansiva de la primavera para explorar y sanar partes de mí mismo/a que han estado inactivas o dormidas durante el invierno? 

Verano

Palabras clave: disfrute, juego, libertad

El verano está estrechamente asociado con la alegría y la felicidad. Las vacaciones escolares, los días más largos y el clima cálido crean un ambiente propicio para disfrutar de actividades al aire libre, viajes y tiempo de calidad con amigos y familiares.

Así que algunas de las palabras que nos acompañarán en esta estación son: ibertad, apertura, diversión, brillo. El verano se asocia con el juego, la reconexión con la curiosidad, el juego, el disfrute. 

Emocionalmente podemos decir que estamos en verano cuando sentimos que estamos en un punto luminoso, alegre y jovial de la vida. Cuando nos sentimos VIVOS.

Prompts para conectar con la energía del verano

  • ¿Qué actividades o prácticas pueden ayudarme a nutrir y fortalecer mis sentimientos de alegría, gratitud y conexión durante esta temporada?
  • ¿Qué actividades me hacen sentir feliz y me conectan con mi niña o niño interior?
  • ¿Cómo puedo aprovechar la energía vibrante y expansiva del verano para conectar más profundamente con mis emociones y mi bienestar emocional?

Ahora que ya has leído esto y que puedes asociar lo que estás sintiendo con lso ciclos de vida que representa cada estación, te pregunto: ¿en qué estación de tu vida te encuentras en este momento? 

¡Que el lápiz se mueva porque el viaje es hacia adentro!

Feliz escritura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte

WhatsApp
Telegram
Twitter
LinkedIn
Facebook
Pinterest
Email
Print